Esta es la historia de una sirena que no podía hablar.
Que tenía muchos sueños y fantasías por los que luchó contra corriente ayudada por su Guardián,
con el que sólo podía comunicarse a través de sus sueños.

jueves, 20 de marzo de 2008

Animo Sirenita

Sirenita, Sirenita, no digas esas cosas. Tienes un cuerpo precioso, una carita linda de niña buena, unos ojos que ciegan la vista, un alma divina y un corazón hermoso y grande. Sólo tienes que mirarte reflejada en un alma noble y buena para verte tal como eres. Aprenderás a cantar para que te oigan, sólo tienes que tener cuidado con hacerlo. Ya sabes que tus cantos encandilan y enloquecen y eso ha provocado alguna muerte inocente sin tú quererlo. Pero debes aprender a vivir con ello y saber cuándo y a quién cantar. Eso ha sido sólo un accidente que no debe enturbiar tu alma, ya que desconcías los efectos de tu canto. Todos cargamos con nuestros fantasmas. Recuerda que mi hermana Amaterasu huye de mi por haber matado a Uke Mochi. Fue fruto de unos celos desmedidos. No era yo, era otro ser desbocado. Cada noche mi alma se retuerce de dolor por ese hecho y por no poder vivir ya con mi hermana, que se levanta al acabar la noche huyendo de mí. En ti tengo una amiga hermosa a la quiero y me duele verte triste porque realmente vales mucho la pena. Sólo tienes que encontrar el camino. Ánimo mi bella Sirenita, te mando besitos de luna llena.

4 comentarios:

Pedro dijo...

Eres afortunada nunca conoci a una sirena...Dios te hizo excepcional

CalidaSirena dijo...

Gracias Pedro, todos somos excepcionales, cada uno tenemos algo que nos hace especiales, o por lo menos eso quiero pensar.
Un beso cálido

Elipse dijo...

Muy bonitas sus palabras!!Sirenita, es un gusto conocerla!!

Nyki dijo...

Hola
Es la primera vez que paso por aqui,pero me alegro mucho que estoy aqui.

Es muy hermoso este blog,me ha gustado mucho.

Muy bellas palabras!!!un placer de conocerte amiga sirena.

Un beso para los dos.

Nyki